Skip to Content

Tipos de esquí y dónde practicarlo

tipo de esquí freestyle
Practicar cualquier tipo de esquí engancha, sin duda. Se trata de uno de los deportes más antiguos que existen, aunque en su origen los esquíes se utilizaban como medio de transporte para desplazarse por la nieve. A diferencia de otros ejercicios, este únicamente se puede practicar en determinados meses del año cuando ha nevado lo suficiente para que las pistas reúnan las condiciones necesarias. 
 
Es cierto que este deporte implica una serie de riesgos, ya que las caídas son bastante frecuentes, sobre todo entre los principiantes. A pesar de ello, reporta múltiples ventajas no solo a nivel físico, sino también para reducir los niveles de ansiedad, desconectar de la rutina y relacionarse con otras personas. Junto a ello, una de sus particularidades más llamativas es que se puede comenzar a practicar desde la infancia, por lo que resulta un plan perfecto para pasar más tiempo en familia. 
 

Varios tipos de esquí para clásicos y modernos 

  • Esquí de fondo o nórdico: se trata del tipo de esquí que se localiza en circuitos predeterminados con largas distancias, sobre todo en superficies llanas y con pendientes ligeras. El objetivo de esta modalidad es recorrer los trayectos en el menor tiempo posible, por lo que es necesario contar con la técnica adecuada para aprovechar el deslizamiento sobre el suelo helado. En el esquí de fondo se utilizan bastones para impulsar los movimientos en aquellas zonas donde la superficie no es deslizante. Dentro del esquí nórdico se pueden diferenciar un estilo clásico y otro patinador. En el primer caso se utilizan esquís con escamas para permitir una mayor adherencia en las subidas y, además, se suelen pasar por carriles construidos de forma artificial. En el segundo supuesto, los esquís no llevan incorporado ningún elemento, aunque la parafina es una sustancia imprescindible que se aplica en los mismos para ascender con mayor facilidad y alcanzar más velocidad en las bajadas. 
  • Esquí freestyle: este tipo de esquí consiste en dar saltos y realizar acrobacias en el aire. Para realizar estas exhibiciones se necesita unas habilidades especiales y por ello, es la modalidad de este deporte que más curiosidad despierta. El estilo libre del esquí comenzó en los entrenamientos de los esquiadores y poco a poco ha ido incorporando nuevas normas y criterios para certificar las técnicas con el objetivo de reducir al máximo posible la peligrosidad durante las competiciones. 
  • Esquí de travesía: también conocido como esquí de montaña, esta modalidad se realiza fuera de pistas convencionales para desplazarse hacia zonas más abruptas. Este tipo de esquí se encuentra a medio camino entre el de fondo y el alpino, ya que para practicarse no es necesario que los tramos estén señalados, sino que simplemente se trata de realizar una excursión por una travesía más complicada utilizando un equipo específico. Dada la dificultad del terreno, es preciso contar con la capacidad técnica y la preparación física adecuadas.  
  • Esquí alpino: este tipo de esquí también se denomina de descenso y como tal, el fin es bajar una pendiente en el menor tiempo posible. A diferencia de la modalidad anterior, en el esquí alpino, los tramos están delimitados con balizas para que los esquiadores no se salgan del camino marcado. Dentro de esta categoría se pueden encontrar diferentes variedades en función de los días que dure la competición, la distancia, la dificultad de los giros, etc. 
Back to top