Skip to Content

Conoce los viajes sin destino de último minuto

grupo de jóvenes en una camioneta por un sendero
En la actualidad, aunque recorrer el mundo entero no está al alcance de todos, es una posibilidad viable si las escapadas se organizan de forma adecuada. No obstante, cada tipo de turista es diferente y en este amplio espectro, hay cabida para quienes buscan explorar cada lugar de una forma diferente y original. En este contexto, podría decirse que los viajes sin destino cumplen a la perfección con esos requisitos. 
 
En los últimos años han surgido diferentes empresas con la firme convicción de satisfacer las demandas de los viajeros más exigentes. Generalmente ofrecen a los clientes un paquete de vuelo más alojamiento, con la principal peculiaridad de que el destino es sorpresa. Quienes se deciden por este tipo de experiencias, no saben dónde van hasta el último momento, casi cuando llega la hora de embarcar. Sin duda, esta forma de viajar es una de las más demandadas por los jóvenes que están ávidos de sentir adrenalina e intriga en sus escapadas. 
 

Ventajas de los viajes sin destino

  • Una de las principales ventajas de los viajes de último minuto sin destino es que resultan más baratos que otras opciones. Las compañías que comercializan este tipo de paquetes, por norma general tienen acuerdos con aerolíneas y hoteles para fijar un precio cerrado que resulta altamente atractivo para los clientes. 
  • Constituye otro tipo de viaje organizado, al que se añade el componente de expectación para que sea más divertido. Por lo tanto, los usuarios no tienen que preocuparse de organizar nada, sino simplemente facilitar sus datos y abonar el importe que corresponda. 
  • Viajar de este modo puede ser la oportunidad de descubrir nuevas ciudades que de otra forma probablemente no se hubiera elegido como destino. 
  • El factor sorpresa es el ingrediente estrella de los viajes sin destino, ya que consigue añadir a la experiencia altas dosis de emoción. 
 

Inconvenientes de los viajes sin destino 

  • Desde otro punto de vista, la incógnita del destino puede suponer un quebradero de cabeza a la hora de hacer la maleta. Dado que no es posible averiguar el tiempo que hará, es necesario llevarse prendas de todo tipo para estar preparado tanto para el frío como el calor, e incluso la lluvia.
  • En el caso de tener unas expectativas muy altas, puede ocurrir que el viaje sin destino cause una cierta decepción entre los viajeros si la experiencia no se ajusta a lo esperado. Por ello, siempre conviene mantener los pies en la tierra y no esperar visitar ciudades de ensueño para disfrutar con la sorpresa. 
  • Otro hándicap de este tipo de periplos hace referencia a que los usuarios ya conozcan el lugar en cuestión. Aunque es cierto que algunas empresas contemplan esta posibilidad y permiten cambiar el viaje en el último momento, es aconsejable informarse sobre la normativa en este sentido.  
  • En ciertas ocasiones, la flexibilidad que caracteriza a los viajes de último minuto sin destino suele ser una contrariedad para algunas personas. Por este motivo, antes de lanzarse a reservar, conviene valorar detenidamente si se trata del tipo de experiencia que realmente se quiere vivir. 
 
Si estás abierto a nuevas propuestas, esta manera de descubrir mundo te sorprenderá. Sin embargo, esta filosofía de viaje flexible no está reñida con disfrutar con la máxima protección. Por ello, siempre es necesario contar con un seguro de viaje que se adapte a la aventura que te espera. 
Back to top